TRADUCTOR

sábado, 16 de agosto de 2014

ERDENE ZUU. El inicio sagrado del Imperio Mongol.


Uno de los aspectos más destacados de mi viaje a través de las estepas y desiertos de Mongolia fue sin lugar a dudas la visita al monasterio de Erdene Zuu, localizado en el sitio de la capital de Gengis Khan, lugar cuyo nombre es “Karakorum”, también llamado Khara-Khorin o Horin Har, antigua capital del imperio mongol, cuyas ruinas se encuentran en la parte superior del río Orhon centro-norte de Mongolia.
Se dice que la ciudad fue fundada en 1220 por el gran conquistador Mongol Gengis que estableció aquí su sede y primera capital como base de la invasión de China. La ciudad de Karakorum fue completada por su hijo Ogedai, después de la muerte de su padre. La ciudad fue abandonada por el hijo de Gengis, Kublai Khan cuando se expandió el gran imperio Mongol, momento en el que la capital Mongola fue trasladada por Kublai Khan a la actual ciudad china de Pekín, denominada por aquel entonces como Khanbaliq. Nueva capital en la que el mayor de los sucesores de Gengis Khan, fundador de la dinastía Mongol (yuan) en China que duró desde 1206 hasta 1368.





En 1235 el hijo de Genghis Khan y su sucesor, Ogodei, rodearon Karakorum de muros y construyeron un palacio rectangular apoyado por 64 columnas de madera con bases de granito para hacerlo más fuerte. Muchos edificios de ladrillo, 12 santuarios chamánicos, y dos mezquitas fueron una vez parte de la ciudad, que también era un centro dedicado al arte y la escultura, talleres de los que salieron las mencionadas figuras de tortugas de piedra. Hoy el monasterio se mantiene activo hoy en día, aunque muy lejos de su antigua gloria. No obstante, Erdene Zuu es el único monasterio al que se le permitió permanecer abierto durante la era comunista, a pesar de que se permitió sólo a su museo, y no a un lugar activo de adoración.
En 1368, Bilikt Khan, hijo de Timur Togon, el último emperador de la dinastía Mongol de China, fue expulsado de Pekín, regresó a Karakorum, que fue reconstruida en parte así como el Monasterio que entonces era conocido como Erdeni Dzu (el nombre mongol de Buda), debido a que durante el siglo 13 el budismo lamaísta había hecho progresos en Kublai Khan. Tras la expulsión Mongola de China, se produjo una contra-invasión en el año 1388, donde las fuerzas chinas bajo el liderazgo del emperador Hung-wu invadieron Mongolia y obtuvieron una victoria decisiva, la captura de 70.000 mongoles y la destrucción de Karakorum. Más tarde fue reconstruida parcialmente, pero fue abandonado con el paso del tiempo. El monasterio budista de Erdeni Dzu que hoy conocemos (construido 1585 por Abtai Sain Khan), sólo queda un museo y no muchos templos.
De la primera capital del imperio Mongol no queda nada con excepción de las rocas y ladrillos que se utilizaron para construir el actual monasterio de Erdene Zuu, así como tres de las cuatro estatuas de tortugas de piedra que marcaban los límites de la ciudad.
En su apogeo, tenía más de 1.000 monjes en residentes en el interior de su impresionante muralla, donde además había entre 60 y 100 templos en el interior. Físicamente, Erdene Zuu tiene una estructura y un diseño bastante impresionante, con 108 estupas (número sagrado del budismo) que recubren las paredes blancas enormes en los muros fronterizos.





En 1889, la ubicación precisa del Karakorum fue descubierta por dos orientalistas rusos que trabajan en la zona, y en 1948-49 las ruinas fueron exploradas por los miembros de la Academia de Ciencias de la URSS, entre sus descubrimientos están el sitio del palacio de Ogodei (en la parte suroeste de la ciudad) y los restos de un santuario budista de entre el siglo XII y XIII.
Hoy día, fuera de los muros, los artesanos y vendedores ambulantes se han instalado a la espera de algún turista, a pesar del poco turismo que aquí viene, ésta sigue siendo su única y principal fuente de ingreso. En Erdene Zuu se permite la existencia de un único museo, ya que el único monasterio en funcionamiento de Mongolia es el de Gandanteqchinlen Khiid en la capital, Ulan Bator. Sin embargo, después de la caída del comunismo en Mongolia en 1990, el monasterio fue entregado a los Lamas y Erdene Zuu volvió a ser un lugar de culto. Hoy Erdene Zuu sigue siendo un monasterio budista activo, así como un museo que está abierto a los turistas.









GALERÍA DE IMÁGENES