TRADUCTOR

viernes, 11 de marzo de 2016

ZHOUZHUANG. Uno de los muchos pueblos de agua de Jiangnan.


Algunas de las villas y de los pueblos más hermosos de todo el país se encuentran en Jiangnan, la zona al sur de la cuenca baja del río Yangtzé. Aquí proliferan aldeas del agua como Zhouzhuang, Tongli, Wuzhen, Nanxun...



El bullicio de las casas de té, las góndolas que surcan los canales, las antiguas mansiones de los comerciantes. Zhouzhuang es una de las joyas de la arquitectura imperial china y uno de esos rincones capaces de enamorar al viajero. Ochenta kilómetros al oeste de Shanghai, esta aldea es uno de los ejemplos más interesantes de los llamados «pueblos de agua de Jiangnan», que se caracterizan por los omnipresentes canales utilizados antiguamente como rutas comerciales.
Aún hoy, la vida de Zhouzhuang gira alrededor de las vías navegables. Los viajeros observan la ciudad a ras de agua desde unas pequeñas embarcaciones a remo. Los lugareños lavan la ropa, los platos e incluso se dan un chapuzón cuando el tiempo acompaña. Paralelas a los canales, discurren las estrechas calles empedradas, atravesadas de tanto en tanto por puentes cortos y redondeados.



Zhouzhuang fue hace siglos un importante centro para la compraventa de arroz, seda, cerámica y artesanías. Las mercancías circulaban a través del Gran Canal, el río artificial más largo del mundo –cerca de 1.800 kilómetros-, que conecta el centro con el norte de China. Al amparo de estos negocios, florecieron importantes familias de comerciantes, que erigieron templos budistas y caserones inspirados en los principios del feng shui, que aún se pueden visitar hoy día.




Aldeas del Agua
Algunas de las villas y de los pueblos más hermosos de todo el país se encuentran en Jiangnan, la zona al sur de la cuenca baja del río Yangtzé, que fue la región más próspera del Imperio prácticamente desde la dinastía Song (960-1279). Entre las primeras, destacan Hangzhou y Suzhou –la Venecia de Oriente-, que los propios chinos consideran sus ciudades más bellas. Entre los segundos, además de Zhouzhuang, están el resto de las aldeas del agua: Tongli, Wuzhen, Nanxun, Luzhi, Xitang...
Todos estos pueblos son relativamente parecidos: los canales de agua marcan unas vistas en las que predomina la arquitectura tradicional de las dinastías Ming (1368–1644) y Qing (1644-1911). Sin embargo, sí hay diferencias en la forma en que cada aldea ha desarrollado la industria turística, de la que vive la inmensa mayoría de los lugareños. Zhouzhuang es tal vez la población más elegante. Tongli está más comercializado y adornado artificialmente. Xitang es popular entre los jóvenes por sus numerosos karaokes.




La cercanía a Shanghai y los excelentes medios de transporte convierten a esta zona en una de las más apropiadas para emprender una escapada rural en la ruta turística habitual de dos o tres semanas por China. Eso sí, los pueblos también cotizan alto en las preferencias de los viajeros locales, por lo que conviene evitar los fines de semana, cuando hay más gente. También es aconsejable hacer noche en alguna de las aldeas, pues el alba y el atardecer suelen ser los momentos más tranquilos.